Mi manera de trabajar

 

 Siempre me ha encantado la fotografía (revelé mis primeras películas y copias con

12 años de edad, todo analógico por supuesto) y siempre me ha encantado trabajar

con personas (trabajaba como arte-terapeuta y educadora social durante años)….

Así que me hace mucha ilusión hoy en día poder combinar estas dos pasiones en

mi trabajo.

 

Siendo madre de dos hijos maravillosos sé con qué velocidad evoluciona todo:

El embarazo, una transformación única y increíble del cuerpo de la mujer; el recién

nacido, una nueva vida tan pequeñina y frágil; sus primeros días, sus primeras

semanas, sus primeros años…

Y sé también qué rápido se desvanecen los recuerdos una vez pasado una etapa y

qué valor tienen unas imágenes preciosas de estas fases pasajeras.

Por eso es un honor y un encanto para mí, como fotógrafa, poder ayudar a las

familias en particular a recordar unos momentos especiales de sus vidas para siempre.

 

Lo que me apasiona de la fotografía es que nos hace capaces de congelar un instante

y convertirlo en una imagen, un recuerdo para siempre.

Una mirada, un brillo en los ojos, un gesto cariñoso, una sonrisa espontánea o algún

pequeño detalle nos puede transmitir unos sentimientos y una intimidad que no se

puede explicar con palabras.

 

Para mí el arte de fotografiar es (aparte de controlar las circunstancias técnicas, la

luz y el encuadre) encontrar justo este momento mágico para disparar.

 

Creo que uno de los requisitos fundamentales para encontrar este momento es que

los que están frente la cámara se sientan a gusto y estén relajados.

El segundo requisito es el contacto personal y una buena percepción, por mi parte,

para captar la peculiaridad y la belleza de cada uno.

Estos dos requisitos a veces precisan de tiempo. Por eso me gusta trabajar sin prisa.

 

Me adapto a las necesidades de mis pequeños y grandes modelos y hago todo para

crear un ambiente agradable, tarde lo que tarde.

 

¡Que se convierta la sesión fotográfica en una experiencia especial y

única que vayan recordar para siempre!